Guardar alimentos en envases de yogurt es una práctica habitual en los hogares mexicanos; desde los frijoles, el arroz, el guisado del día anterior, entre otros, se pueden encontrar dentro de botes en el refrigerador.

Sin embargo, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha señalado que esta costumbre de las familias del país no es del todo segura, debido a la composición de los materiales con que fabrican dichos recipientes.


Te sugerimos: ¿Eres calvo? ¡ATENCIÓN! Aprueban la PRIMERA TABLETA para tratar la alopecia severa


El plástico de estos envases puede repercutir de manera negativa en la comida que guardan, debido a diversas circunstancias para lo que se destinó su creación.

A pesar de estas advertencias, aún es común reutilizar los botes para refrigerar los ‘guardaditos’ de comida. Ante ello, el organismo indicó que estos trastes se pueden usar a menos que tengan una serie de números los cuales indican de qué fueron hechos.

Razones para no guardar alimentos en botes de yogurt


Te sugerimos: Pfizer revela cuántas dosis de su vacuna necesitan los niños para estar a salvo del Covid-19


  • 1.- Algunos de los botes son de un sólo uso, es decir que sólo pueden almacenar el producto inicial de fabricación y al terminarse, deben desecharse o facilitarán la entrada de bacterias.
  • 2.- Otros recipientes son porosos, por lo que también permiten la entrada de bacterias, hongos o virus, que afectan a los alimentos guardados por segundo uso o el efecto de contaminación cruzada, en el caso de productos originales muy grasosos, que dejan residuos.
  • 3.- El calor afecta también a algunos envases que no están fabricados para las altas temperaturas, en caso de que en el mismo se caliente un segundo alimento guardado. Si se meten al horno de microondas, pueden expedir Bisfenol A, sustancia para endurecer los plásticos pero relacionada con el aumento de riesgo de cáncer.

Botes seguros


Te sugerimos: Detectan ‘la peor’ subvariante del Covid-19, es extremadamente contagiosa y evade toda inmunidad


Pero la Profeco señala algunos botes aptos para guardar otros alimentos, para ello es necesario que el consumidor revise el número del contenedor, lo que indicará los materiales de fabricación, por ejemplo:

  • Número 2 (polietileno de alta densidad): son usados para lácteos, cosméticos y detergentes.
  • Número 4 (polietileno de baja densidad): son utilizados para bolsas de basura, envases para alimentos y para detergentes.
  • Número 5 (polipropileno): son usados para envases de yogurt y de embutidos.


Te sugerimos: Viruela del mono pronto se convertirá en pandemia, advierte experto de la OMS


Para identificar dicho número, el usuario debe buscar en el envase un triángulo con el dígito correcto que indique si se puede reutilizar, en caso positivo, se recomienda lavar bien el recipiente antes de almacenar nuevos alimentos.

imagen-cuerpo

El bote reutilizado no debe tener residuos de alimentos anteriores ni tampoco de sustancias distintas no comestibles.

ARM

Temas: