En su viaje a su natal Tabasco, el presidente Andrés Manuel López Obrador visitó la tumba de su primera esposa Rocío Beltrán Medina, así como las de sus padres Andrés López y Manuelita Obrador.

Jesús Ernesto, hijo menor del presidente, lo acompañó al panteón Central de Villahermosa, al cual ingresaron junto a una pequeña comitiva de seguridad.


Te sugerimos: México a punto de rebasar los 3 mil contagios de viruela del mono


El mandatario federal llegó a esa ciudad alrededor de las 17:30 horas, procedente de la Ciudad de México, en un vuelo comercial.

Luego de recibir algunas peticiones de ciudadanos que lo esperaban a las afueras del aeropuerto, se dirigió hacia el cementerio donde visitó a sus familiares.

López Obrador se tomó algunas fotos con varios simpatizantes en el camposanto, donde estuvo parado por unos minutos solo frente a la tumba de sus padres.


Te sugerimos: Iglesia arma campaña y desfile en contra del Halloween con niños disfrazados de santos y vírgenes


Posteriormente se retiró y caminó hacia el recinto memorial, un panteón privado donde se encuentra sepultada la madre de sus hijos mayores.

imagen-cuerpo

En dicha tumba colocó un ramo de flores, se paró varios minutos y antes de retirarse pidió a los tabasqueños no olvidar a "nuestros difuntos que son nuestras raíces”.

Tras retirarse del lugar, el presidente viajó a la ciudad de Palenque donde dormirá y pasará las festividades del Día de Muertos.

Rocío Beltrán nació en agosto de 1956 en Tabasco y fue esposa de López Obrador por casi 24 años, con quien tuvo tres hijos: José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo.

El 12 de enero de 2003, la esposa del entonces jefe del Gobierno capitalino murió a los 46 años de edad, tras varios años de lucha contra un padecimiento del sistema inmunológico.

ARM

Temas: