Esta tarde se reportó muerte del Papa Emérito, Benedicto XVI a través de una cuenta de Twitter atribuida al presidente del Episcopado Alemán, pero en un tuit de la misma cuenta se alertó que era una cuenta falsa.

La noticia comenzó a difundirse, toda vez que el Papa Emérito había mostrado una salud debilitada en los último meses.

Joseph Ratzinger, de 95 años de edad, fue el sucesor de Juan Pablo II como máximo jerarca de la Iglesia católica en 2005, pero renunció al título en 2013 para convertirse en emérito.

El pasado 16 de abril el Papa Emérito cumplió los 95 años y su secretario particular, el arzobispo Georg Gänswein, dijo que estaba de buen humor, pero físicamente estaba “débil y frágil, pero lúcido”.

Asimismo, narró que Benedicto XVI ya no podía estar mucho tiempo de pie y que su rutina diaria comienza a primera hora con la Santa Misa y las oraciones del Breviario.

Después de desayunar y de hacer una pausa, se dedica a la correspondencia y a las lecturas de la mañana. De vez en cuando hay espacio para la música, hasta la hora del almuerzo.

De nuevo, por la tarde, toma un breve descanso y de vez en cuando recibe a personas de visita

Por la tarde no falta un breve paseo por los Jardines Vaticanos con el rezo del Rosario, pero sentado. La jornada termina después de la cena con el noticiero en italiano y con la “oración de la tarde".


Temas: