Asistentes a la Feria de Comitán, en Chiapas, denunciaron ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) los excesivos costos en establecimientos de comida, ya que estaban tabulando cada quesadilla en 100 o 180 pesos.

Unos visitantes se quejaron ante las autoridades, ya que les cobraron casi 500 pesos por dos quesadillas y dos refrescos.

El precio de cada quesadilla era de 180 pesos y de cada refresco costó 40 pesos, sin contar que les sugerían propina de 40 pesos.


Te sugerimos: [VIDEO] Automovilista EMBISTE a LADRÓN que trató de asaltarlo en Azcapotzalco y lo mata


Tras la denuncia elementos de la Profeco arribaron a la feria para tabular nuevamente los precios de los productos y colocarlos a la vista de los consumidores, además de mencionarles que la propina es sugerida, no obligatoria.

Con lo anterior recomendó a la ciudadanía en general que asistió a las instalaciones de la feria, que antes de consumir algún producto, soliciten al vendedor los precios para evitar conflictos y malos entendidos.

Cabe señalar que la Profeco no regula precios de los prestadores de servidores, pero sí verifica que se respeten los precios exhibidos en los preciadores, mismos que deben encontrarse a la vista de todos.

imagen-cuerpo

Temas: