Todas y todos sabemos que lo complicado que puede ser llegar a acuerdos en el pleno del Congreso de la Ciudad de México; posiciones políticas, ideologías y agendas diversas han generado que las discusiones de temas de interés estratégico y urgente para la Ciudad se polaricen y dificulten la construcción de acuerdos apoyados por todos los partidos representados en nuestro órgano legislativo.

No obstante, hay temas que destacan, ya que de forma casi natural son apoyados desde todas las posiciones y en los que las y los legisladores coincidimos en su totalidad, hoy quiero hablar de dos casos recientemente aprobados, la Ley de Publicidad Exterior y el Programa Parcial de Desarrollo Urbano Atlampa.

Este par de instrumentos tienen un origen que debe destacar, fueron construidos desde el diálogo con la ciudadanía, escuchando desde su diagnóstico a todas y todos los sectores involucrados y tomaron en cuenta la investigación científica como sustento, permítanme platicarles sobre ellos:

En el caso de la Ley de Publicidad Exterior de la Ciudad de México, el 11 de mayo de 2022 el secretario de Gobierno, Mtro. Martí Batres en representación de la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo presentó al Congreso de la Ciudad de México una iniciativa que abrogaba la Ley de Publicidad Exterior del Distrito Federal y expedía una nueva Ley de Publicidad Exterior para la Ciudad de México.

La iniciativa responde a una serie de demandas ciudadanas de más de 10 años, pues todas y todos somos testigos del riesgo que representan en materia de protección civil los cientos de espectaculares que se encuentra colocados en las azoteas de domicilios particulares y también atestiguamos el exceso de publicidad en las vías públicas, que contaminan la imagen urbana de la Ciudad.

La Ley se convierte en vanguardia nacional, ya que todas y todos pensaríamos que al eliminar ciertos espacios de publicidad, se eliminaran los ingresos de las empresas que se dedican a ello, pero es todo lo contrario, el Gobierno analizará nuevos espacios publicitarios donde aquellas empresas que tenían una concesión, puedan colocar su publicidad sin que esta signifique un riesgo para la ciudadanía. Es decir, no se esta afectando ni prohibiendo la publicidad, solamente se esta ordenando para hacerla segura para las y los capitalinos.

¿Pero qué es lo que más resalta de esta iniciativa? para su formulación, el Gobierno de la Ciudad y dependencias involucradas convocaron al diálogo a empresas de publicidad y aquellas que contratan estos servicios, legisladores, y ciudadanía en general, con la finalidad de conocer su opinión para construir un instrumento jurídico eficiente, que cumpla sus objetivos sin castigar a ningún sector involucrado.

El resultado de este proceso fue un producto legislativo que dará seguridad a las y los ciudadanos, cuidará el entorno urbano y eliminará contaminación visual, reducirá trámites para los empresarios, encontrará los mejores espacios para publicidad exterior sin castigar a quienes se dedican a este giro y facilitará al gobierno las tareas de control y orden en la vía pública.

En segunda instancia tenemos el caso del Programa Parcial de Desarrollo Urbano para la Colonia Atlampa, una zona ubicada en el centro de la Alcaldía Cuauhtémoc que tiene bastantes particularidades, en su planeación, se le pensó como parte de la zona industrial de Vallejo debido a su posición geográfica y estratégica; su ubicación permite la conexión a las principales vías de comunicación de la Ciudad y en general de la Zona Metropolitana del Valle de México y es de las pocas colonias que durante años no ha tenido desarrollo ni intervenciones serias para mejorar su entorno.

Desde antes del inicio de su administración, la Jefa de Gobierno ofreció a los vecinos de esta colonia la elaboración de un plan integral que rehabilitara los espacios urbanos y generara condiciones para el desarrollo social incluyente y que mejorara las condiciones de vida de las y los vecinos de Atlampa.

Fue así que durante el 2019, se encargó al Consejo Económico, Social y Ambiental de la Ciudad de México la realización de un estudio denominado “Plan Maestro Atlampa” ejecutado por el Centro de investigación en Ciencias de Información Geospacial “Centro Geo” centro de investigación CONACyT.

Para contextualizar, un Plan Maestro se define como un instrumento de fuente de información, planeación, corrección, estimación de futuro, indicador de metas y principalmente como un coordinador de acciones de un área particular y/o Ciudad.

Con investigación y análisis científico, se estudió la situación de la colonia Atlampa, sus condiciones socio - económicas, de habitabilidad, estructurales y de desarrollo urbano entre otros. Como resultado, se presentaron propuestas de política pública sobre vivienda, industria, usos de suelo, gestión y vinculación empresarial, así como herramientas y sugerencias de financiamiento.

A partir de una base científica para el desarrollo sostenible a largo plazo, se entregó al Gobierno el Plan Maestro, el cual sirvió como base para la elaboración del Programa Parcial de Desarrollo Urbano Atlampa, mismo que fue remitido al Congreso y aprobado por todas las fuerzas políticas en días pasados.

Estos dos ejemplos dan muestra que cuando se pone en el centro de las discusiones políticas las necesidades ciudadanas, se escuchan sus peticiones, se convoca al diálogo para la construcción de propuestas y se toma como referencia el análisis científico, se puede mejorar significativamente la vida de todas y todos.

Me gustaría terminar comentándoles que, a pesar de los fuertes debates que se dan en el Congreso capitalino, estas dos iniciativas, que se aplicarán a partir de 2023, son muestra que cuando sociedad civil, gremios empresariales, Gobierno y legisladores unimos fuerzas podemos brindar a la ciudadanía mejoras tangibles y beneficios en el corto, mediano y largo plazo.

Con todo lo expuesto anteriormente, solo resta decir que … ¡ganó la Ciudad de México!